sábado, 14 de diciembre de 2013

Mi mejor DIY

Ya sabéis que soy un poco desastre en cuanto a manualidades, cocina, planificación, recordar cosas importantes y alguna otra cosilla.
Pero hoy vengo a presumir, porque aunque os cueste creerlo un día hice algo fantástico con mis manos. Os voy a mostrar mi mejor DIY, o mejor dicho, el único DIY del que puedo presumir. 

Para ser justos reconoceré que no soy la única autora. Fue un trabajo en colaboración con el padre de la fiera. 
Cuando el canijo cumplió un año decidió que ya no quería más cuna. Nos lo venía haciendo notar desde hacía tiempo, ya que dormía más veces con nosotros que solo.
Pero su inquietud constante, pateo, voltereta, tirón de pelos y adosamiento a mis riñones hacía cada vez más difícil nuestro descanso.
Seguro que tod@s conocéis esta viñeta, que describe perfectamente lo que supone dormir con un niño. 
L@s que os estáis planteando ser madres/padres tened en cuenta que esto es lo que os espera. 


En fin, que decidimos que era hora de ponerle una cama bien grande para él solo y para que diera todas las vueltas que quisiera.
Otra finalidad de la cama grande era poder acostarme con él cuando le entrase el mono de hacerme ricitos en el pelo. Algo que a él le relaja un montón y a mi me crispa los nervios. 
Los siento Sr. Estivill pero usted y su método me caen gordos.  

Pues aquello nos funcionó, dormía un poco más (nunca ha sido un niño dormilón) y nosotros empezábamos a descansar después de un año.
Le pusimos una habitación rechula llena de cuentos, muñecos, estrellitas que brillaban por la noche y otras mil historias. Y el pequeño insomne tan feliz

Cuando llegó el verano nos trasladamos a la sierra a pasar el mes de agosto con los abuelos, y nos encontramos con que su nueva habitación estaba pelada. Paredes blancas y techos altísimos.
Entonces se nos ocurrió aprovechar todo ese espacio para crearle un fondo marino.
Compramos "goma eva" en pliegos grandes de todos los colores. 
Sacamos dibujos de internet de cosas que nos gustaban relacionadas con el mar, peces, un barco pirata, un ancla, y luego dejamos volar nuestra imaginación. 
Primero hacíamos el fondo de la figura en negro u otro color oscuro. Luego recortábamos piezas de colores y las íbamos pegando encima con pegamento de barra. 
Como veis es una manualidad fácil de hacer con niñ@s a partir de 3/4 años. 
Las figuras tienen un tamaño importante. Para que os hagáis una idea, cada pez tiene el tamaño de un folio A.4. La isla en inmensa

Aquí os dejo con el resultado final. A mi me encanta
Cuando la fiera se tumba en su cama puede disfrutar de su propio fondo marino, y aprovechamos para inventarnos cuentos cuyo protagonista es el Pirata Malapata, que como todo pirata que se precie fue mutilado a conciencia y tiene un pata de palo y un garfio. Navega en su velero con el mapa del tesoro, rumbo a la isla del cangrejo y huyendo del tiburón risitas.  


¿Os gusta?


domingo, 8 de diciembre de 2013

Estoy criando un Friki

Pues nada, aquí estoy de nuevo (Papá de Guindilla) para contar algo que lleva un tiempo rondándome la cabeza.
¿Estaré convirtiendo a mi hijo en un pequeño friki?

Según pasa el tiempo mi hijo va definiendo poco a poco que cosas son las que más le gustan y sospechosamente se está convirtiendo en un mini-yo. Sus cosas favoritas son:
-    Muñecos de superhéroes
-    Videojuegos
-    Comics de superhéroes
-    Star Wars y todo lo que le rodea

Evidentemente soy una mala influencia. Mientras su madre le lee cuentos, utiliza juegos educativos y hace puzzles, yo me dedico a hacer luchas de espadas, le leo comics, y cada vez que viene a mi despacho acabamos sacando los videojuegos de las estanterías para repasar los títulos. Solo hay que vernos cuando tenemos que comprarle algo a guindilla, siempre acabamos discutiendo entre coger un puzzle de El Principito o un álbum de pegatinas de Batman.

Las preguntas que me hace mi hijo en la bañera no son las típicas de un niño de 4 años. Sus preguntas son del tipo ¿por qué no envejece el Capitán América? ¿por qué Hulk destruye cosas? Y sobre todo está obsesionado por saber cuanto de alto saltan todos los personajes ¿?. 
Os juro que a veces tengo que darle largas porque no se que contestar. Se piensa que soy una enciclopedia de super héroes. Preferiría que me preguntara de donde vienen los niños o cosas así, para esa pregunta si estoy mentalizado, y ya tengo unas cuantas respuestas preparadas.

Para no cargar yo con toda la culpa os diré que tengo mucha ayuda de familiares y amigos. Mis hermanos, por ejemplo, siempre le regalan camisetas y juguetes de superhéroes. 
Algunos amigos tan “frikis” como yo también colaboran comprándole disfraces de Star Wars y juguetes lego de esta saga.
Hablando de disfraces, este amigo organizó para el cumpleaños de su hija una fiesta de disfraces, y claro, apareció con un disfraz de Darth Vader hecho por el mismo, y mi hijo de soldado clon, vaya pareja que hacían.
En fin, que no soy yo solo. Incluso en ocasiones gente que no es friki habitual (tías, primas...) le regalan pijamas de Spiderman porque saben que le gusta. Al final todos ponen su granito de arena.

Reconozco que a veces me da apuro pensar que mi hijo, que aun no se sabe todas las letras del abecedario, conozca todos los nombres y poderes de Los Vengadores. O pensar que con 3 años se terminó su primer videojuego.

Todo esto que cuento explica en parte por que nos gusta jugar en el parque a lanzar y esquivar bombas como si fuésemos héroes de acción.

Menos mal que la madre de Guindilla nos pone el contrapunto y nos aporta otro tipo de actividades, que aunque no son tan divertidas son más convencionales. Así al menos me queda la esperanza de que mi hijo herede alguna afición aburrida de su madre y no todas las mías.

Ah, también le doy las gracias por impedir que le pusiera a mi hijo de nombre Aragorn o Anakin, aunque reconozco que esos nombres aun me parecen interesantes.



domingo, 1 de diciembre de 2013

¡¡¡¡ Por los pelos !!!!

Entre mis múltiples virtudes está la de pasar olímpicamente de cuidar mi aspecto más allá de lo higienicamente fundamental. Que nadie se asuste demasiado, me ducho todos los días y esas cosas, pero mi falta de coquetería me lleva a cometer ciertos deslices. 
Valga de ejemplo lo que me pasó el otro día en la peluquería. 

A pesar de mi edad juventud necesito teñirme para no llevar el pelo cubierto de canas y que me confundan con el Dr. Emmett Brown, más conocido como Doc en "Back to the future". (Si habéis necesitado esta aclaración es que sois realmente jóvenes). 
Este proceso que debería llevar a cabo una vez al mes como mínimo (sí, tengo mucha suerte, el pelo me crece ultra rápido), lo vengo haciendo una vez cada tres, cuatro o cinco meses en función de lo perezosa liada que esté.
Esta última vez aproveché que tenía cita para la depilación láser (otro embolado en el que me he metido) y así matar dos pájaros de un tiro (maldita la hora en que se me ocurrió tan genial idea). 

Allí me tenéis, dispuesta a mi doble sesión estética, a merced de mis asesoras. 
Esto último antes me funcionaba muy bien, durante unos años tuve una cuñada peluquera que hacía conmigo lo que quería, y yo encantada. Cada vez que me pillaba por banda me cambiaba el color de pelo, el corte y cualquier otra cosa que se le ocurría. En la actualidad tengo que volver a pensar por mi misma lo que necesito, con la dificultad que conlleva.  

Llego a la pelu y primera decisión: color del tinte. - Pues no se, el de la última vez. 
Para mi desgracia la peluquera y yo debíamos tener una percepción distinta del color que me aplicaron la ultima vez, porque he pasado de un cobrizo a un moreno raruno.

La segunda decisión desafortunada fue dejar que me convencieran para hacerme el láser mientras se me secaba el tinte.
Lo primero que descubrí fue que no me podía quitar mi camiseta, la bata, la toalla y la capa de plástico que remataba mi outfit con aquel mejunje extendido por toda mi cabeza. Con la ayuda de la esteticién, y dos pinzas, conseguimos hacer un burruño con toda aquella ropa alrededor de mi cuello, para que me pudiesen achicharrar los pelillos de las axilas. 
Como buenamente pude me tumbé en la camilla y me dejé hacer.
Consecuencia: salí con la barbilla teñida del mismo color que mi cabeza. 

Después de restregarme un producto para tratar de arreglar el desaguisado la chica me mandó de nuevo a peluquería, no sin antes aprovechar para trasladarme su indignación sobre lo ocurrido, "por la mala práctica de sus cutres compañeras", que además le iba a suponer salir media hora tarde del trabajo, y otros detalles que no es necesario transcriba. 

De vuelta en la peluquería me dejaron un rato laaaargo esperando en el lava-cabezas  para que en las puntas de mis pelos se produjese una reacción que no conseguí entender cuando me lo explicaron.   
Cuando por fin me lavaron el pelo insistieron en ponerme miles de productos, que yo no quería, ni necesitaba (desde mi punto de vista). 

En ese intervalo una clienta empezó a quejarse del resultado "poco satisfactorio" de sus mechas. La encargada tuvo a bien tomar las riendas de la situación y explicarle que "el efecto degradado multicolor de sus mechas es lo más de moda últimamente". Como la clienta no estaba nada contenta con la explicación optó por volver a tintarle el cabello. 
     
Lo mejor del caso es que me endosaron a mí a la cutre peluquera, que disgustada y ofuscada por lo sucedido no tuvo mejor gesto que quemarme una oreja con el secador

Dos horas después, desesperada por regresar a mi casa, pasé por caja, aboné el importe del desaguisado y pedí la tarjeta del parking. 
Cuando llegué a la garita del parking el señor, muy amablemente, me dijo que aquella tarjeta no valía porque no estaba sellada. Vuelta a la peluquería para que me la sellasen y vuelta al parking para marcharme. 
No podía ser tan fácil. El buen señor tuvo el detalle de decirme que en la peluquería deberían haberme dado dos tarjetas para cubrir las dos horas de agonía y que, como solo me habían dado una, él ahora tenía que cobrarme la otra hora. ¡¡¿Por qué no me lo contó la primera vez???!!!!

¿Es necesario que os diga todo lo que se me pasó por la cabeza en aquel momento?

En fin, si no os ha quedado muy claro por qué no me gusta ir a la peluquería os sugiero que volváis a leer la entrada. En lo que a mi respecta no pienso volver hasta que me confundan por la calle con la mujer de Papá Noel / Santa Claus.  


viernes, 29 de noviembre de 2013

#Viernesdandolanota - con Aretha Franklin

Si hay una artista que siempre consigue emocionarme y atraparme en buenos recuerdos es Aretha Franklin. Hoy os dejo dos de mis canciones favoritas.                      ¡¡ Feliz fin de semana !!







domingo, 24 de noviembre de 2013

Encuesta para buenas-malas madres

Hoy os propongo un juego.
¿Os gustan los test? 
Pues yo os traigo el test definitivo para conocer vuestro nivel de buena-mala madre/padre actual o futura. 
¿Te atreves a hacerlo?
Pues tacha las respuestas que mejor te definan y suma al final.

 VS. 
                                                                                             
En el bolso llevas: Un paquete vacío de pañuelos de papel, un chupachups a medio comer y dos coches rotos. Toallitas humedas, lápices de colores, una chocolatina y una muda de repuesto para tu hij@.
Tu hij@ es: Moren@, rechonch@ y con orejas de duende. Alt@, rubi@ y con ojos azules.
De tu hij@ cuentas: Todas las trastadas que hace, lo mal que duerme y lo irresistible que resulta. Lo cariñoso y dulce que es. Lo bien que se porta en el cole y como lo adora todo el mundo.
El papá es: Aquel con el que discutes y te reconcilias 20 veces diarias. Tu media naranja.
Los abuelos son: Una niñera a la que no pagas. Los que visitas los domingos y fiestas de guardar. 
La familia política es: Fuente de conflictos constante. Tu segunda familia.
El parque es: Un castigo infernal. El precio a pagar por ser madre. Un lugar de diversión y encuentro con otras mamás. 
Un buen cumpleaños se celebra: De botellón en el parque. En un parque de bolas.
La mejor tarta:  La que se compra hecha. La que cocinas tú.
La televisión es: Un recurso más en el camino a la paz y el descanso en el hogar. Un atontador y corruptor de niños prohibido hasta los 16 años. 
La videoconsola es:  Una gran distracción. Un invento del demonio. 
El colegio es: Tu liberación diaria. Un lugar de desarrollo y aprendizaje para tus hij@s.
Las clases extra escolares son: El recurso de los padres desesperados.  No las conozco.
Tu  momento lectura: Una revista de moda acompañada de una cervecita. Todos en la cama con un buen cuento.
Para dormir: Mejor solita. Con toda la cama para ti.  Nada como todos juntos en la cama. A contar piececitos.
A un buen restaurante vas: A ser posible sin niños. Siempre en familia. 
Cuando vas de compras: Te embelesas con los bolsos de temporada. Te embelesas con la ropa para niñ@s.
Vacaciones son: Cuando los niñ@s se van con los abuelos. Cuando por fin nos reunimos todos.
Mi viaje soñado: Nueva York. A lo  "Sexo en NY" París. Eurodisney todo incluido. 
Por tus hij@s: Estás dispuesta a todo. Estás dispuesta a todo.

Las respuestas de la columna del medio puntúan 100 y las de la columna de la derecha 1. Ahora súmalo todo.

¿Qué has obtenido?
Si tienes menos de 99 puntos. Felicidades, eres una MUY BUENA MADRE.
Si tienes más de 100 puntos. Lo lamentamos mucho, eres del batallón de las #malamadre. A veces aciertas, otras te equivocas, disfrutas de la maternidad pero también de otras facetas de tu vida, y sobre todo tienes mucho sentido del humor. 
¡¡ Bienvenida al club !!

viernes, 22 de noviembre de 2013

#Viernesdandolanota - Mayumana - Racconto

Esta semana he tenido la fortuna de disfrutar del nuevo espectáculo de Mayumana, Raconto, en el que hacen un recorrido de sus mejores números y hablan del origen del grupo. 
Nunca los había visto en directo y merece la pena. Os lo recomiendo!! 







lunes, 18 de noviembre de 2013

Ups, estoy haciendo ejercicio sin querer.

¡¡ Mi hijo por fin se ha decidido a pedalear !!

Nos ha costado pasear arriba y abajo la bici durante cinco meses, en los que solo hacía un movimiento "media pedalada para atrás y media adelante"  así durante cinco minutos, luego se frustraba, se bajaba de la bici y el papá o la mamá a pasear acero. 

Pero esa etapa, como otras tantas, la hemos superado. Ahora va lanzado. Tan lanzado que la gente nos pregunta que por qué no le quitamos los ruedines. Por favor señores que da pedales desde hace 2 días. 

El segundo día se vino arriba, y nada mejor que tirarse por una cuesta abajo, embalado, con su madre corriendo tras él con más miedo que vergüenza.

Aquella situación me ha hecho reflexionar sobre todas esas veces en las que sin pretenderlo acabo haciendo ejercicio

¿Cuantas sentadillas hago al cabo del día recogiendo juguetes del suelo? Si las cuento creo que debo haber realizado 3 millones a lo largo de los últimos 3 años. 

Me río de los que hacen pesas en el gimnasio. Cada vez que me toca hacer la compra con el peque, y al volver a casa se queda dormido en el coche, tengo que subir sus 22 kilos más los otros 22 kilos de la compra. Y vosotr@s diréis ¿y por que no haces la compra por Internet?  Puro masoquismo, y que me lo paso pipa oyéndole cantar  "mercadonall, mercadonall" por los pasillos del super.

También trabajo estiramiento de brazos. Cuando la fiera me hace una trastada gorda le amenazo con tirarle sus juguetes favoritos, pero en realidad los escondo encima de la nevera (esto él no lo sabe, por favor máxima discreción). 




Las rotaciones de cuello no se me olvidan ningún día en el parque. Me paso la tarde mirando a un lado y a otro intentando descubrir donde está jugando. 
Cualquier día la cabeza me da un giro de 360º y me quedo tan campante. 

Para este tema tengo una idea que nadie me quiere patentar. Un chip al cuello, como el que se pone a los perritos. 
Seguro que no le hace daño y a las mamás y a los papás nos daría la tranquilidad de tenerlos siempre localizados. Ahí lo dejo.

Los ejercicios de agilidad forman parte de mi rutina diaria. Esquivar obstáculos en casa, brincar por encima de coches, cajas y casitas, y meterme debajo de los muebles para rescatar juguetes perdidos ya no tiene secretos para mi. Si lo pensáis, es muy parecido a una pista de obstáculos americana. 

La media maratón la corro cada vez que llego tarde a buscarlo al cole, y pienso en un niño desesperado y lloroso que lamenta la impuntualidad y mala cabeza de su madre. 
Cuando llego me encuentro a niños felices jugando en el patio mientra sus madres y padres esprintan los últimos metros para llegar los primeros a la puerta del cole. Todo un espectáculo. 


Pero sin duda alguna mis favoritos son los ejercicios de flexibilidad y contorsionismo. Cuando nos echamos la siesta quedamos dormidos juntos en el sofá, y le tengo encajado cual pieza de tetris entre mi hombro y mi cadera, tengo que hacer mil movimientos para desenroscarme de su abrazo y salir sin despertarlo. 


Y vosotr@s  
¿qué deporte practicáis sin querer?




viernes, 15 de noviembre de 2013

#Viernesdandolanota - Mi mejor amiga


Hoy de la música me encargo yo, el papá de guindilla, y quiero dedicarle una canción de mi grupo favorito a la mamá de la fiera,  y a todas esas chicas que, además de nuestras compañeras, son nuestras mejores amigas.

Muchas veces se nos olvida decirles estas cosas, pero nunca es tarde...





Ooh, you make me live
Whatever this world can give to me
It's you, you're all I see
Ooh, you make me live now honey

Ooh, you make me live

Oh, you're the best friend
That I ever had
I've been with you such a long time
You're my sunshine
And I want you to know
That my feelings are true
I really love you
(Ooh) Oh, you're my best friend

Ooh, you make me live

---------------------------------------------------------------------------------------------------
 

miércoles, 13 de noviembre de 2013

#Miércolesmudo - La Gran Vía de Madrid

Gran Vía street please?
 感謝  (arigato)

                                                                   Autor. Lourdes L.    @lapeorlou



domingo, 10 de noviembre de 2013

Desvirtualizando blogueras

La primera vez que leí el término desvirtualización relacionado con conocer personalmente a otros blogueros me hizo mucha gracia, aunque como eran mis inicios en el mundo 2.0 distó mucho de hacerme la ilusión que actualmente me hace. 
Hoy en día a much@s de vosotr@s ya os considero amig@s, y os siento parte de mi vida, por eso me hace tanta ilusión cuando tengo ocasión de conoceros personalmente. 

La primera en atravesar mi pantalla para sentarse frente a mi, junto a un café y un montón de diseños increíbles, ha sido Marni de BSoul (también la podéis encontrar en Con un par de armarios). 
No podía ser de otro modo teniendo en cuenta mi reconocido vicio por la bisutería y los bolsos. Ya le advertí en los mails previos que era compradora compulsiva, y tuvo la suerte de vivirlo en persona. Me hice con cuatro de sus diseños y arrastré conmigo a tres amigas que también picaron con otros tantos. 
Marni es pura energía, una chispita alegre y parlanchina que no deja de sonreir. Creatividad en estado puro. Solo hay que ver sus diseños. Me caíste fenomenal amiga bloguera.

No me digáis que no son preciosas mis nuevas adquisiciones. 



Mi segunda desvirtualización quedó en tentativa, y no os podéis imaginar la pena que me dio. 
Iba a conocer a Blanca de Blanche´s Blog, de quien estoy aprendiendo montones de cosas interesantes de los temas más diversos.  
Pero no pudo ser. Unos días antes la fiera tuvo a bien llamarme de madrugada a gritos porque se hacía pis, y en lugar de salir corriendo para el baño optó por esperar a que su madre lo cogiese en brazos, y lo llevase en volandas corriendo como una desesperada por el pasillo. Consecuencia: me dio un tirón en la espalda y me quedé tiesa como un palo. Dos días en cama sin poder moverme y una cancelación de lo que prometía ser una divertidísima comida con Blanca y Natalia, de Luz en tu pelo, que es amiga desde hace años. 
Esto solo es un aplazamiento temporal chicas. 

Mi última desvirtualización no ha sido tal, pero me ha hecho tanta ilusión que os lo quería contar.
Mi hobby favorito es la lectura, y para mantenerme informada sobre los libros más chulos sigo el blog La eternas Palabras. Ya sabéis, soy una #malamadre, #bloguera y #mujeraltamenteocupada, y como no estoy para perder el tiempo eligiendo libros que luego resultan ser un tostón lo mejor es leer las críticas de Luz. Como tenemos gustos similares tengo el éxito asegurado.


El caso es que me apunté a su primer sorteo y ME TOCÓ. Ni os imagináis la ilusión que me hizo. Bueno, igual los que me seguís en twitter sí, porque creo que me puse un poco intensa con el tema jajaja.

Cuando fui a correos a recogerlo, mi libro venía acompañado de otra sorpresa, una carta manuscrita. Esto no me lo esperaba y fue un regalazo, porque me ha ayudado a conocer mejor a esta estupenda mujer. 

Conexión 2.0 entre mujeres de la misma generación, aquella en la que todavía se escribían cartas y se enviaban postales.
El día menos pensado me hago una escapadita para conocerte en persona. 

Cuando empecé el blog buscaba una fórmula para gritar a los cuatro vientos mis frustraciones como madre. Sí, me equivoco muchas veces, pero eso no es tan terrible ni anormal como algunas personas me querían hacer ver.
Lo que he encontrado ha sido un montón de gente estupenda de la que me voy encariñando poco a poco, y a la que me encantaría conocer en persona. 

Tengo una lista bien larga; mi tocaya, que me tiene ganado el corazón, con su melliza y la tercera "miss", esa italiana guapísima que me enseña tanto sobre manicura y estilismo, mis amigas diseñadoras de 40y..., mi repostera favorita transoceánica con sus galletitas de colores, la brujita argentina, mi profe de fotografía de los jueves, mi estilosa hacedora de macedonias, esa rubia recién casada y su hermana, y tantos otros...


Muchísimas gracias por vuestro cariño.

viernes, 8 de noviembre de 2013

#Viernesdandolanota - Seguiremos con Macaco

Hoy os traigo una canción llena de energía y positivismo. Además viéndola colaboráis con un proyecto precioso, el llevado a cabo por el Hospital San Juan de Dios de Barcelona, con los niños que allí están ingresados pasando duros momentos. 
¡¡ Feliz fin de semana !!







domingo, 3 de noviembre de 2013

Tarde terrorificamente divertida

Viernes tarde, día de todo los santos, Halloween, y nosotros sin planes. 
El día anterior todas las mamás del cole me comentaban las fiestas de disfraces a las que iban a asistir durante estos días, y los disfraces que tenían preparados. Nosotros, tan alternativos como siempre, solo teníamos un plan, celebrar el día 1 el cumple de mi suegra. Pero mi suegra también nos falló y nos pospuso la celebración al domingo.

Como soy una madre con recursos hice un barrido por los mails y sms recibidos buscando algo que había visto de pasada. Ahí estaba, la tienda de juguetes Imaginarium del barrio organizaba un taller misterioso al que invitaba a todos los niños que quisieran acudir.

Cuando llegamos allí nos encontramos un montón de pequeños diablos sentados en dos mesas largas haciendo galletas de plastelina. Dos brujas-monitoras se encargaban de dar las explicaciones oportunas.

La sorpresa fue que la supuesta plastelina en realidad era un preparado para galletas, compuesto de unos polvitos milagrosos que al echarle un poco de agua y amasarlo tomaba textura. Los niños lo amasaron y le dieron aterradoras formas de variados colores. Las monitoras-brujitas pusieron los proyectos de galleta en el horno y tras unos minutos de espera, durante los que mantuvieron entretenidos a los niños con un pequeño juego, las galletas estuvieron listas. 

Os garantizo que no recibo ni un céntimo de esta tienda por la publicidad, pero para madres con pocas habilidades culinarias, como es mi caso, es una forma estupenda de mantener a los peques entretenidos, preparando la merienda, y sin correr riesgos con el tamaño de las galletas

Ya sabéis que si por algo se caracterizan las peores madres es por buscar las soluciones más cómodas y sencillas.

Esa tarde muchos niños iban disfrazados, pero otros no. Eso no suponía ningún problema porque según pasaban al recinto delimitado para la actividad todos se transformaban en pequeños diablos rojos. En un visto y no visto les ponían capa, cuernos y tridente. 
Mi hijo iba con su camiseta de Batman con capa incorporada, y no estuvo de acuerdo con sustituir su atuendo. Apenas me dio tiempo a verle treinta segundos con el rojo disfraz puesto, antes de que se lo quitase todo. Por más que las brujas-monitoras intentaron razonar con él no consiguieron hacerle cambiar de opinión, y fue un Batman entre demonios. 

Cuando las galletas estuvieron horneadas a cada cocinero le dieron la suya, que metieron en una bolsita de papel para dejarla enfriar. 
La galleta estaba muy rica, os lo digo yo que me comí la mitad.

Y vosotr@s ¿qué habéis hecho en Halloween?

viernes, 1 de noviembre de 2013

#Viernesdandolanota - Música terroríficamente divertida


 

Hoy, día de todos los santos, o más popularmente conocido como Halloween, no podíamos dejar escapar la oportunidad de traeros unas canciones monstruosamente divertidas.

La primera canción es sugerencia de la fiera. Se la han enseñado esta semana en el cole. 
La segunda propuesta es del papá, que conoce cosas terroríficamente viejas.


Esperamos que os gusten.





domingo, 27 de octubre de 2013

Sábado en la Warner - la versión de papá

Bueno, ahora que habéis leído la versión de la mamá del guindilla os voy a contar como viví yo ese día, ya que aunque parezca mentira pasamos poco tiempo juntos, porque nos turnábamos mamás y papás para hacer las colas, y por eso algunas cosas las sufrimos de forma diferente.


Yo cuando entré en el parque iba con la idea fija de ver la zona de superhéroes, pero las mamás nos llevaron directamente a la zona infantil. Menos mal que al final pudimos visitarla.


Lo primero de todo es que fuimos en plan superviviente y decidimos no coger ningún plano, confiando en nuestro natural sentido de la orientación y la improvisación. El primer sitio al que entramos fue la casa del Pato Lucas, que parecía vacía por fuera y por dentro ocultaba una cola interminable, para al final hacerse una foto con alguien disfrazado de Lucas, pagando, claro. ¿Qué hicimos? Escaparnos por la primera salida de emergencia que encontramos.


Tras pasar por varias atracciones nos fijamos en que casi todas tenían una entrada especial, algo así como un pase rápido, así es que en un momento de desesperación las mamás nos enviaron a comprar esos pases para que los niños pudiesen montar en más cosas.


Mi amigo y yo teníamos una misión, encontrar donde comprar esos pases, pero nuestro sentido de la orientación nos jugó una mala pasada, y como íbamos sin plano, acabamos dando la vuelta entera al parque (zona de superheroes incluida). 

Al regresar a la casilla de salida vimos una tienda y entramos a preguntar (sí, renunciamos a nuestro orgullo después de pasar dos veces por el mismo punto). Para variar era un poco timo, pagabas 7 euros y tenías derecho a pase rápido para 4 personas en una atracción, inmediatamente decidimos desechar la idea, pero nos quedaba la tarea más difícil, convencer a las madres de que no era tan bueno como lo pintaban.

Mientras tanto las mamás y las fieras estaban en la cola de la atracción de Scooby Doo. Entonces recibí una llamada de la mamá de guindilla diciéndome que llevaban una hora dentro, y que preguntásemos a la gente que salía si merecía la pena seguir esperando, o si aprovechaban para escapar por una salida de emergencia que se encontraba próxima. Os seré sincero, todo el mundo comentaba lo mismo. Los adultos: “una hora y media para 2 minutos de atracción, vaya mierda engaño”. Los niños: “mi pistola estaba rota y no disparaba”. 

Yo llamé a la mamá de guindilla y le solté:  “no tiene mala pinta, la gente parece salir contenta”. Me daba pena decirle la verdad. Ya la descubriría por si misma, para que arruinarle la sorpresa.


Sin duda mi momento estrella fue cuando me engañaron para subir con los niños a la atracción de agua del oso Yogui. Al subir a la barca y ver los asientos empapados me preocupé, y pensé que quizás no había sido tan buena idea, y que aquello mojaba más de lo que parecía a simple vista. Nada mas arrancar nos regaron como en un túnel de lavado de coches. Nos cayó agua por todos lados, incluyendo las barcas de otros niños que nos disparaban con pistolas de agua. (Casualmente mi pistola no funcionaba). Tras unos minutos que me parecieron horas finalizó el tormento. Al bajarnos escurrimos lo mejor que pudimos la ropa, momento que aprovecharon unos niños que iban en otra barca para volver a mojarnos.


Del tema de las máquinas secadoras no contaré mucho más, solo diré que no valen para nada, y menos si te metes con tres niños y dos madres sujetando zapatillas y calcetines en alto.


Cuando por fin fuimos a ver la zona de superhéroes encontramos una tienda en la que vendían chubasqueros (carísimos), esos en los que tanto pensé durante los minutos interminables de agua sin fin que acababa de vivir.  Además la señora de la tienda, ante nuestro inconfundible aspecto, nos confesó que la atracción del oso Yogui era la que más mojaba de todo el parque. A buenas horas.


Al acabar el día todos nos reímos de lo vivido, pero para mi el mejor momento fue cuando llegué a casa y me pude cambiar de ropa, y volver a sentir que la sangre circulaba por mis extremidades inferiores.

viernes, 25 de octubre de 2013

#Viernesdandolanota - It´s raining men

Hoy os traigo una de esas canciones a la que es imposible resistirse. Es oírla y los pies se ponen solos en movimiento.  
Aprovechando que es viernes otoñal y llueve, demos la bienvenida al fin de semana con otro tipo de lluvia.
Además os sirve de propuesta cinematográfica, para pasar un rato divertido, a la vez que romántico, ya que esta canción forma parte de la banda sonora de Bridget Jones.
¡¡ It´s raining men !!






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...